Al principio la relación se siente de lo más lindo, platicas todo el tiempo con esa persona, pues siempre encuentran un tema del cual conversar, van de la mano por la calle y únicamente consigues sonreír cada que se encuentran sus miradas. Se aman y parece que nada les podría salir mal.

Pasa el tiempo y poco a poco sienten como las discusiones y desacuerdos van en aumento hasta llegar el punto en el que sientes que hablar con ella o él se vuelve imposible. Tranquilo, es completamente normal. Algo puede estar fallando en la comunicación entre ustedes.

También sé que no te gusta la distancia que puede haber entre tú y esa persona tan especial debido a esto, así que te compartiré 6 puntos que necesitas tomar en cuenta a la hora de comunicarte con tu pareja, estos te ayudarán a evitar malentendidos en un futuro.

  • Sentir que solo tú tienes la razón.

Mantener una buena comunicación resulta esencial cuando se trata de una discusión de pareja. Que él o ella opine de otra manera no quiere decir que esté equivocada, y el que busquen quedarse con la razón los puede desviar del tema que intentan resolver. Recuerda que todos podemos tener puntos de vista diferentes, pero el objetivo siempre será encontrar un punto medio.

  • No escucharlo.

Comunicarte con tu pareja no es tan solo hablar, se trata también de ser capaz de escuchar. Si te dedicas solamente a decir lo que tú piensas sin dejar al otro dar su opinión al respecto, realmente no estás entendiendo el significado de comunicación en pareja. Recuerda todos queremos ser tomados en cuenta, y cuando esto no sucede, es justo cuando los problemas se van acumulando y se van haciendo cada vez más difíciles de resolver. Escucha con atención, y piensa lo que dirás antes de contestar, pues “hablar por hablar” hará sentir a tu pareja que le estás dando el avión, y créeme, eso también es terrible para la relación.

  • Decir verdades a medias.

Está más que claro que en una relación no hay lugar para las mentiras, ni para esas “verdades a medias”. Ocultar información a tu pareja también es engañarla pues no le permites conocer la situación por completo y esto no le permite evaluar ni decidir sobre la misma. Necesitas hablar siempre claro y con la completa verdad, aunque duela. No seas egoísta, deja que tome sus propias decisiones.

  • Reprocharle cosas sin proponer soluciones.

En toda relación llega un momento en el cual puedes enfadarte y este no tiene que ser un drama. La solución no se encuentra en reprochar, insultar, gritar y menos faltando el respeto al otro. Los problemas se logran resolver únicamente por medio de la comunicación.

Así que antes de decir cualquier cosa hiriente a tu pareja piensa ¿Con qué objetivo le diré esto? ¿La intención es reclamar para desquitar mi coraje o arreglar las cosas? Si solo quieres deshacerte del enojo que sientes, mejor guarda la calma, relájate y después habla tranquilamente con tu pareja, así resolverán la situación sin enojarse y sin pelear.

  • Querer que adivine lo que piensas.

No puedes simplemente esperar que tu pareja adivine lo que está en tu mente. Este es uno de los errores más comunes en la comunicación. Olvídate del típico “No tengo nada”, “Ya deberías saberlo” y del “Esque no me vas a entender”. No guardes tus ideas y pensamientos porque eso es cansado y frustrante para tu pareja. Para arreglar las cosas, hay que decir lo que te molesta al momento, pero eso sí, con calma, paciencia y sin agresiones… porque así, su lazo se fortalecerá y serán más felices cada día.

  • Hablar hasta que es demasiado tarde.

El silencio es lo más dañino que puede haber en una relación. ¿Por qué esperar para decir lo que sentimos y pensamos? ¿Dejarás que pase más tiempo? Si en realidad amas a tu pareja, aprovecha cada oportunidad para hablar con ella, demostrarle lo importante que es para ti y no esperes hasta el último momento cuando sea tarde y ya se haya marchado.

El peor error que puedes cometer con tu pareja, es callar. No dejes de comunicarte con ella y que la monotonía se vuelva parte de sus vidas, pues esto es lo que termina matando las relaciones.

Sin categoría